Julio Romano. La Patria, 1878
DON PASCUAL ORTEGA

.....Deseoso de contribuir, por nuestra parte, a la propagacion de las bellas artes, nos proponemos señalar y estudiar lijeramente a nuestro artistas. Por ahora nos ocuparémos del pintor don Pascual Ortega.
..... Nació don Pascual Ortega, en Santiago de Chile, el 25 de diciembre de 1841, por manera que a la fecha tiene unos 36 años.
..... Sus primeros años nada tuvieron de notable, a no serlo la prematura aficion por el dibujo que él se despertara.
..... En 1854, cuando solo contaba trece años se incorporó a nuestra Academia de Pintura, dirijida en aquella época por Ciccarelli. Permaneció allí hasta 1864, obteniendo en ese tiempo doce medallas de oro y de plata, y a mas una pension de diez mil pesos mensuales.
..... En ese mismo año fué enviado a Europa por el gobierno, a terminar allí su educacion artística.
..... Elijió, para hacer sus estudios, la escuela de bellas Artes de Paris, dirijida a la sazon por el célebre Alejandro Cabanet, oficial de la Lejion de Honor, comendador, miembro del Instituto, presidente del jurado de bellas artes y autor del Paraiso perdido, cuadro que obtuvo la medalla de honor de 1867 y que fué comprado por el rei de Baviera en 35.000 pesos.
..... Cursó estética con Sutter, historia del arte, con Thaine; arqueolojía, con Euzie; perspectiva, con Forestier y en todos los ramos se distinguió, segun lo atestiguan los certificados que anualmente presentó a nuestro ministerio en Francia.
..... Viajó por Italia, España, Béljica y Alemania, deteniéndose en las principales ciudades para estudiar las obras de los grandes maestros.
A principio de 1874 regresó a Chile.
.....
Como la asignacion del gobierno chileno le era insuficiente para atender a sus necesidades ocupábase en Paris en dar lecciones de pintura, durante las horas que le dejaba libre sus estudios. Llegó a tener numerosos discípulos y era reputado como colorista. Estuvo algun tiempo en la Bretaña, en donde ejerció el profesorado compitiendo ventajosamente con M. Loret, a quien sobrepujó en el colorido. Esto habla mui alto a favor de un estranjero y sobre todo de un americano en aquel paisaje tan notable y avanzado en las artes. Muchas familias francesas, inglesas, e irlandesas estuvieron bajo su dirección.
..... Hizó tambien, algunas copias de Rafael el Correggio, Rubens, el Tiziano, Giorgone, Rembrant, Murillo, Carracio, Pousin, Giordano, Cigalone y Subleirás.
..... Entre esas copias conocemos El sueño de Antiope sorprendido por Júpiter del Correggio, en la que ha interpretado con increible maestría al orijinal y la que mereció los elojios de su maestro y compañeros. Hemos visto el orijinal en el Louvre y la copia tiene esa gracia, esa vigorosa entonación, esa pureza y transparencia de colores, que admiramos en todas las obras de Correggio. La copia de Ortega es una copia maestra.
..... Entre sus mejores copias podríamos señalar El desposorio de María de Médicis con Enrique IV, orijinal de Rubens; El Júpiter niño, de Carracio, La Vírjen de las perlas, de Rafael, El martirio de san Pedro, de Subleirás y El amorcillo dormilos, de Giordano.
.....
Ocupó un puesto distinguido, como pintor orijinal, entre sus condiscípulos de la escuela de Bellas Artes. En el Salon de 1869 se recibieron algunas de sus obras y fué

elojiado por Mr. Filonneau, redactor del Moniteur des Arts, quien lo comparó con Barrias, Landelle, Rienlin, Bastien, Conink y de Meester.
.....
Su vida de artista está sembrada de episodios mas o ménos importantes; uno de los que recuerda con mas frecuencia, a causa talvez del peligro que corrió, en el siguiente. Se ocupaba un dia, durante la guerra franco prusiana de tomar una vista de Chateau Neuf (Bretaña) y sus alrededores, cuando fué sorprendido por una partida de gendarmes franceses que le tomaron por espía del enemigo y que le iban a fusilar sin mas trámites. Aquí fueron sus apuros; ¿qué recurso tocar? Se acuerda del pasaporte: lo muestra al jefe de la fuerza; identifican su persona y, despues de tres horas mortales, le ponen en libertad, aconsejándole no vuelva a esas escursiones artísticas, porque podia ser víctima del exaltados patriotismo de los campesinos, que podian a su vez, tomarlo por espía. Todavía conserva la tela en que comenzaba la hermosa vista de Chateau Neuf y sus alrededores. Siempre que la muestra a álguien, lo hace con alguna emocion pensando, talvez, en que ese hijo incompleto casi le cuesta la vida.
..... Pasada la guerra, obsequió a Francia un cuadro titulado La Esperanza, para auxiliar con su producto y a su autor, El Faro del Loire, El Comerce Breton y el Moniteur des Arts se espresaron en términos altamente honrosos. Fué adquirido en 3,500 francos para la galería del castillo de Saint Jean.
..... Un año despues pasó a Berlín a donde llevó su gran cuadro Laura el que se conoce aquí por una reduccion. A propósito de este cuadro dice lo siguiente el Berliner Fremdenund Auzeigeblatt del 25 de diciembre de 1872:
..... “El pintor americano don Pascual Ortega ha trabajado en París, para la viuda del banquero conde de Wagner, un gran cuadro al óleo, que representa a la Laura del Petrarca, en tamaño natural”.
..... “El artista ha traído en persona la obra, que es considerada y alabada como una obra maestra y por la que se le ha pagado 5,000 thalers”.
..... Hoi se halla este cuadro en el museo de Berlín, su dueño lo absequió justamente con otros en 1874.
.....
Por ese cuadro y algunos retratos de personajes de la familia Wagner, fué felicitado nuestro compatriota por von Daege, director de la academia de Berlin, quien le aconsejaba se estableciera allí, donde no le faltaría trabajo y gloria, cosa ámbas que en estos mundos son raras para los hijos del país, pues un mamarracho estranjero es preferido a buenas obras nacionales... Y hai quienes pregonan nuestra asombrosa cultura. Con escasas y honrosas escepciones, la mayor parte de nuestro hombres de fortuna son tan miope en materia de arte, como lo han sido nuestros sabios en metalurjia.
..... De Berlin pasó a Roma en donde pintó La ciociara, tipo nacional romano. Este cuadro fué mui aplaudido por la colonia española de esta ciudad. Tenían razon los artistas españoles al admirar La ciociara de Ortega; ella recuerda vivamente el estilo de Velazquez y la misma riqueza de colores, la misma abundancia de luz, la misma verdad en los detalles y sobre todo esa admirables medias tintas que en Velazquez se ostentan, a pesar de las dificultades que él mismo se creaba en la distribucion de la luz. La ciociara es uno de los trabajos típicos del autor y pertenece a la
escuela que ha seguido con mayor éxito en sus trabajos orijinales. La escuela opuesta a la anterior la ha desarrollado y manifestado con enerjía y acentuacion en El matemático que fué premiado en la última esposicion de septiembre. Así como la schochara recuerda al realista Velazquez El matemático recuerda al realista Rembrant, ámbos completamente diferente en el modo de tratar el color. En Velazquez dominan los claros y las luces, en Rembrant los oscuros y las sombras. Los fondos de Rembrant sombríos, ricos de luz los de Velazquez. Ambos tienen un punto de contacto: la real y fiel imitacion de la naturaleza. Como un término medio entre estas dos escuelas diferentes hallamos en Ortega el Saul y en Laura, aunque ámbos opuestos en el jénero.
.....
El Saul la fuerza y la pasion exaltada; la Laura tranquila y graciosa es la personificacion de la pureza y de este reposo que podriamos llamar sicolójico que aun en las horas de amargura acompaña a los espíritus nobles y elevados.
..... El Saul es un escelente estudio académico del cuerpo humano; la correccion del dibujo corre parejas con la armoniosa distribucion de los tonos, distribucion que está llena de dificultades en el desnudo. La actitud aunque no carece de elegancia no está, sin embargo a la altura del color y de la espresion del rostro que revela claramente la pasion de que está ajitado su corazon.
..... La Laura, con un cuerpo cuya hermosa modelacion se revela a travez del ropaje, con sus manos y su cuello de marfil, su cabellera de oro y un rostro fresco y casto es el vivo retrato de la amada del melancólico y desgraciado Petrarca.
..... Ha pintado tambien Ortega algunos cuadros relijiosos, aunque de escaso mérito, lo que proviene en gran parte de las indicaciones a que lo someten quienes los encargan. Desearíamos ver a nuestros artistas completamente libres de las sujeciones de los que son legos en el arte, aunque sabios en la ciencia de la salvacion.
..... El retrato lo ha cultivado con buen resultado y, a nuestro juicio, es el jénero que está llamado a darle séria reputacion y gloria. Ortega es ante todo colorista y como tal lo creemos a la cabeza de nuestros pintores tanto nacionales como estranjeros.
..... Tenemos que censurar a Ortega el que con sus escelentes cualidades de artista, buen color y buen dibujo, no haya ejecutado vastas composiciones. Eso de solo pintar cuadros de una figura, es prueba de falta de aliento, o temor; el temor debe huir de un artista que ha recibido tan buena educacion; la falta de aliento no sienta bien en su juventud. Comienza la carrera y está en una edad en que es obligacion progresar, porque, el quedarse en el mismo punto, es equivalente a retrogradar. Pruebe a sus compatriotas y a los que hasta hoi le estimamos que es capaz, y, mui capaz, de llegar a las alturas. ¡Exelsior! ¿Exelsior! diga con el poeta.
..... De todos modos podemos estar seguro de que con Ortega contamos con un colorista que está mui léjos de ser vulgar y que nos atreveríamos a llamar eminente sino se dijera que era de nosotros pretension.
..... No terminaremos estas mal trazadas líneas, sin decir que Ortega cuenta con un gran número de discípulos de ambos sexos y que progresan y adelantan visiblemente. Entre las señoritas que reciben sus lecciones se halla doña Luisa Carrera de Fierro a quien en otra ocasion nos haremos un honor en dar a conocer.