La restauración

La importancia de una infraestructura adecuada

Lo ideal es que la infraestructura de un centro de restauración cumpla con los estándares internacionales que aseguren una óptima y controlada intervención de las obras, y garanticen la seguridad y la salud de los restauradores.

En la sala de Restauración de CREA, la luz natural entra por amplios ventanales que tienen un filtro de radiación ultravioleta, para que no se dañen las obras.

En esta sala se realizan principalmente operaciones de limpieza (remoción de suciedad superficial y barnices amarilleados (oxidados) y reintegración pictórica (relleno de zonas que faltan en la capa pictórica de las obras, por roce, pérdida de materia por levantamientos, agrietamientos y/o faltantes de esta capa).

Para eliminar barnices oxidados el método es elegir el solvente más adecuado. Y para hacerlo, CREA diseñó un test que ayuda a controlar los efectos de los solventes en las capas de la pintura. ¿Cómo? Se basan en sus propiedades físico-químicas, como por ejemplo, penetración, retención, enlaces intermoleculares, polaridad y viscosidad. Y como inhalar solventes es dañino para el organismo, los restauradores se protegen utilizando mangas de extracción de gases y mascaras.

La reintegración cromática se realiza con finos pinceles, porque de esta forma se puede controlar el trazo y la aplicación del retoque, cubriendo sólo la zona que falta (no el original).

Y en esta tarea se pueden utilizar diversos materiales, explica Alejandra Castro. "Usamos pigmentos naturales que son unos "polvos de colores" de origen mineral, químico o animal que se aglutinan (cohesionan) con distintos medios, básicamente resinas sintéticas".

La forma de aplicar este "color de restauración" varía según cada caso: se puede aplicar como un micro achurado, en forma de puntillismo o crear la ilusión total de la textura cromática original.

Los materiales que se utilizan se caracterizan por:

  • Ser reversibles, es decir, que se puedan retirar fácilmente y sin dañar la obra (no integrarse al original). Así, eventualmente se podría hacer una mejor intervención en el futuro.
  • Ser estables químicamente, es decir, que no cambie su apariencia, después de su aplicación, y que no degrade la materia original.

En la sala de Conservación se realizan todos los tratamientos que restituyen la integridad material-estructural de las obras. Aquí -por ejemplo- se unen los rasgados (roturas) de la tela, se rellenan las faltantes, se consolidan los estratos (capas) y se cambian los bastidores en mal estado por otros nuevos.

Importancia de una infraestructura
Palacio Pascual Baburizza
Remoción de barnices
Reflectografía
Rayos X
Fluorescencia Ultravioleta
Reintegración cromática
CREA