Arte en Chile


HOME ::ENTREVISTAS


Osvaldo Peña: "Creo que inventé una manera mía de hacer madera"

Su actual trabajo

En estos momentos Osvaldo Peña se encuentra trabajando con alrededor de 48 maderos de ciprés de un bosque que se quemó en Chiloé. "Este bosque murió y yo lo estoy aprovechando", afirma el artista. Claro que no lo hace por una cuestión moralizadora, ni para dar ejemplo, sino por una satisfacción íntima. Cuenta que en Chiloé le tocó ver cómo botaban un bosque, y dice que es terrible escuchar el quejido de un árbol que cae, y el quejido de los árboles que caen junto con ése.

Y son precisamente las texturas de las maderas las que él está aprovechando en su trabajo. "Las tensiones de la estructura de la madera se manifiestan a través de la textura, de sus grietas … entonces por eso en cada punta de este tronco estoy tallando un rostro, es como el espíritu de ese palo. Si está girado, estoy aprovechando el giro. El giro también me está hablando de un movimiento, del viento, del crecer, me está hablando de la vertical y de una fuerza que se extiende hacia el cielo, y que el espíritu que mueve a ese árbol es ese rostro", afirma el artista.

¿Cómo partió la idea de este trabajo?

Yo tenía un madero que estaba muy torcido, y no tenía muy claro cómo lo iba a emplear, porque al tallar, la veta siempre iba a seguir el sentido de la torsión. Si lo cepillaba se saltaba, si lo ensamblaba con otra madera iba a ser distinta, entonces dije qué pasa aquí, y me acordé de mi abuela, cuando ella lavaba la ropa y estrujaba las sábanas grandes -hace un movimiento los brazos imitando la torsión de las telas-, entonces me di cuenta que eran dos fuerzas que se estaban dando vueltas, y decidí tallar un rostro en cada lado … eran como dos espíritus que peleaban, que luchaban, o que salían de ahí adentro.

Luego miré al patio donde yo tenía un montón de palos encastillados, y los vi a cada uno con un rostro en cada punta. Entonces decidí construir una suerte de cubo, colocando un palo sobre otro … y voy a hacer que llegue hasta los 2 metros 80 de altura más o menos.

Además, tener todos esos rostros ahí cuentan la historia del bosque que murió. Porque cuando los árboles se cortan en un bosque, se amontonan de esa manera … es como una suerte de limbo o de campo santo, en el sentido de que están en espera, porque de ahí se sacan y se hacen tablas, se hacen camas, casas, se hacen fósforos … pero ahí está en espera, y ese es el cuento que quiero hacer.

¿Crees que la historia de un bosque tiene que ver con la historia del hombre?

Claro, porque para mí el árbol es sinónimo de hombre, de hombre en sentido genérico. Tiene raíces, tiene tronco, tiene brazos, tiene cabeza, está comunicado con el suelo, con la tierra, y con el aire, con las estrellas, con el sol, con las nubes … en ese sentido.

Entonces, ¿ cuál es la relación del arte con la naturaleza?


El arte es la naturaleza, porque hay armonías, medidas, es … el arte es la naturaleza. La naturaleza es la forma de arte máxima, o sea, vivimos dentro de una obra de arte.
Todo, o sea, el cielo, las hojas, los gusanos, los olores, los colores, todo está ahí … uno -el artista- lo único que hace es reinterpretar lo que ya está en la naturaleza.

Sobre sus obras y el proceso de trabajo l Acerca de los materiales l Su actual trabajo