Arte en Chile


Las palabras subrayadas de color azul son link a diccionario de términos


El color, como elemento básico de la composición artística, ha estado presente desde las primeras expresiones estéticas del ser humano.

Pero nunca alcanzó tanta relevancia como a fines del S. XIX, cuando el color se volvió un asunto fundamental para los artistas, quienes ya no lo veían como un componente más de la obras, sino como su principal eje de creación y fuente de inspiración.

A continuación veremos algunos de los movimientos pictóricos que han hecho del color su motivo principal.


Claude Monet
IMPRESIONISMO

La palabra "Impresionismo" fue creada por los opositores a esta vanguardia del siglo XIX, pero luego perdió su sentido ofensivo y comenzó a servir para señalar aquella estética que se fundamenta en el valor de lo objetivo y externo, observado desde el ángulo de lo transitorio.


La primera exposición de pintores impresionistas se realizó en 1874, pero el movimiento alcanzó verdadera resonancia mundial recién en 1900.

Los miembros de este grupo, de alguna manera embriagados sensualmente por la naturaleza, deseaban una imagen primitiva del entorno y para esto ocupaban una técnica que consistía, en general, en huir de los tonos oscuros, en dejar las formas abocetadas, expresando lo momentáneo del clima, la hora o los movimientos.

El impresionismo cree en la fascinación increíble del instante, y niega todo valor trascendente de la apariencia, llevando al límite máximo el sentimiento del tiempo y la desaparición. Su meta es hacernos sentir la "impresión" recibida por el espectáculo de un mundo que nos acompaña y que a la vez, se deshace a nuestro alrededor.

Vista de perfil
George Seurat
POST-IMPRESIONISMO

Conjunto de diversas tendencias pictóricas, entre las que se comprenden las desarrolladas por Van Gogh, Cézzane o Gauguin, y que se ubican entre la última exposición impresionista, y 1907, cuando aparece en el horizonte artístico el cubismo.

Los artistas postimpresionistas reflexionaron sobre las posibilidades de la técnica pictórica impresionista y con el ilusionismo antirrealista de la técnica de trazos de color, obteniendo una nueva orientación estética.

Así por ejemplo, la técnica del Puntillismo, desarrollada por los pintores Seurat y Signac, consiste en la yuxtaposición de pequeñas manchas o puntos de colores puros, aplicando la ley de la complementariedad. Su objetivo era lograr la fusión de los colores, directamente en el ojo del espectador y obtener la máxima vibración luminosa.

 


Armonía en rojo
Henri Matisse
FAUVISMO

Del francés fauves, fieras.

Término creado con sentido peyorativo para designar a un movimiento de vanguardia que surge después de 1900, con motivo de una exposición retrospectiva de maestros postimpresionistas, como Van Gogh o Cézzane.


Afirmando que "el arte es dionisíaco, un himno a la alegría, una embriaguez del espíritu", los fauvistas se dedican a pintar utilizando el repertorio técnico del impresionismo, pero aplicado ahora a transformar, espontáneamente y sin ostentación, las pasiones y la vida bulliciosa del entorno en un lenguaje impulsivo de colores.


Ocupando entonces los colores primarios (azul, rojo y amarillo), los fauvistas pretenden expresar una verdad humana y no artística, mediante la mano del pintor que trabaja según el instinto, sin método.

 


El grito
Edvard Munch
EXPRESIONISMO

Movimiento desarrollado entre 1885 y 1930 en Escandinavia, Francia y Alemania y que bajo la influencia de Van Gogh, el Modernismo y la Secesión Austríaca, reacciona contra el ideal tradicional de la concordancia formal, proclamando la ruptura total con el sistema artístico del siglo XIX.

El artista, con la intención de lograr la representación de una realidad fatal, se preocupa más de la expresión directa de los sentimientos, que del refinamiento de la técnica pictórica, exponiéndose con esto a los cuestionamientos de la crítica.


En su rechazo radical de la figura humana elevada e idealista del siglo XIX, los expresionistas pintan lo feo, lo vulgar y los tabúes al igual que la belleza original de lo natural, ilustrando mediante los contrastes, el horizonte negativo de las experiencias de la vida y el orden equivocado de valores que dan los prejuicios.

El estilo expresionista, que abarca las diferentes áreas artísticas como la pintura, la poesía, el cine o el teatro, se concreta en la rebelión contra la injusticia social, en el desdén hacia los bienes convencionales de la cultura, en el entusiasmo por la naturalidad, en la lucha contra la guerra y el poder y finalmente, en la vaga esperanza de la creación de un mundo nuevo: "Quiero presentar unos seres que respiren, sientan, amen y sufran. El observador debe darse cuenta de lo sagrado que hay en ellos, de manera que se quite el sombrero al mirarlos, como si estuviera en la iglesia", dijo un famoso pintor expresionista.

Niño de la naranja
Isaías Cabezón
GENERACIÓN DEL ´13

Denominación que surge a partir de una exposición de pintura chilena realizada en 1913 en los Salones de El Mercurio, y que se ha utilizado desde entonces, para agrupar a los artistas que se formaron en la academia de pintura de la Universidad Católica, como discípulos de Pedro Lira, mientras continuaban estudiando paralelamente en la Academia de Bellas Artes.


Las pinturas de esta generación, que alcanzó notoriedad entre 1910 y 1915, tienen en común, por un lado, ser autónomas estilísticamente respecto a sus maestros, y por otro, dejar constancia del "paisaje social" o paisaje de la naturaleza del ser humano: lo veleidoso, melancólico, las intrigas, amores y muertes.

En este paisaje social, se identifican dos temáticas, que a su vez son determinadas por el modelo, que puede ser el ciudadano o bien, el campesino criollo.

A partir de esto, entonces, se representa al humano inmerso en su paisaje urbano o rural.



La blusa amarilla
Augusto Eguiluz
GENERACIÓN DEL ´28

Denominación que abarca a los artistas que expusieron en el Salón Oficial de 1928, la cuál contó con la curaduría de Camilo Mori, y entre los que se ubican Tótila Albert, Isaías Cabezón, Vargas Rosas, Inés Puyó, Augusto Eguiluz y Humeres.

Influenciados por el Grupo Montparnasse, los miembros de esta generación se interesaron en postular la autonomía de la pintura: analizando el significado del cuadro, reconstruyeron su concepto, estableciendo relaciones formales al interior de éste, las cuales colocaron la pintura como un tema en sí mismo.

Alentaron la modernidad desde las escuelas artísticas, haciendo que los jóvenes se formaran respetando los valores de la investigación pictórica, y con total libertad de expresión; coherentes con la misma Línea, decidieron incorporar las artes aplicadas, como el esmalte, a sus trabajos.

Home