Portaldearte - Calendario Colección - 1999 - Fascículo

 

CALENDARIO COLECCIÓN PHILIPS 1999
EL MURAL EN CHILE

 

d. FERNANDO DAZA (1930):
“Homenaje a Gabriela Mistral”


En 1971, Fernando Daza ejecuta un mural de 10 mts. de ancho por 5,50 de alto, ubicado en el costado norte del cerro Santa Lucía, en homenaje a la poetisa Gabriela Mistral, Premio Nóbel de Literatura (1945).

En esta obra, realizada sobre cerámica refractaria y vitrificada, se muestra a la poetisa a través de una imagen imponente, que se adelante desde su pétrea túnica, como un mascaron de proa que lleva consigo toda la fuerza de la naturaleza y el trabajo del hombre. Bajo la tierra, yacen juntos los cuerpos de la poetisa y su inalcanzable amado, unidos en sus “Sonetos de la muerte”.

Hacia la derecha, el continente se proyecta en la tecnología. Delante de ella se abre el mundo en donde los niños inician una pequeña ronda, acercándose a Gabriela Mistral. Esta los observa con benevolencia y se dispone a alcanzarlos solemnemente con su mano derecha.

Detrás de los niños, el paisaje se adelanta en la imagen de una mujer: mujer-madre y mujer-tierra (arquetipo habitual en la muralista americana), que se funde en su contextura, pureza y monumentalidad con los macizos andinos. Sus pies se posan sobre una escalera que sugiere elevación espiritual.

Otro mural de Fernando Daza es “La Búsqueda”, ejecutado con pintura acrílica sobre los muros del vestíbulo del club de la República, entre 1972 y1973, que ilustra el destino de la humanidad. Es un recorrido épico que comienza con el despertar del hombre hasta llegar a una promesa de vida mejor.


e. FERNANDO MARCOS (1919)
“Encuentro”


Es un mural de cerámica esmaltada ejecutado en la fachada de ingreso de la Municipalidad San Miguel en 1994, y sus dimensiones son 8,60 mts. de alto y 18,30 mts. de largo.

Para Fernando Marcos, el mural es una extensión de la “voz personal” a través de un .soporte público. Busca .recrear .la

 

memoria histórica y los arquetipos, ya clásicos, de la familia, el trabajo y la libertar. Esta concepción muralista trae la resonancia de sus años en la Escuela de Bellas Artes, las lecciones de Laureano Guevara y Gregorio de la Fuente y la cercanía con los muralistas mexicanos.

En este mural, el artista ha creado una tensión entre las figuras y el fondo. Las primeras, definidas a través de un ribete negro, indican con precisión una imagen reconocible. Un indígena intenta la detención de un galope funesto. En el resto del paño nada se sabe de tal impacto: la imagen de una cuidadosa enseñanza de los oficios intelectuales y manuales ocupa la escena en un encuentro entre personajes que representan diversos oficios y una mujer junto a una pareja de niños representando las enseñanza escolar. Al lado, una mesa con objetos sirve de puente entre las naturalezas muertas y los productos de la región. Luego, a la derecha de una mujer de grandes proporciones aparecen las artes, la familia y la recreación, como señales esperanzadoras de un futuro mejor.



PROCESO DE ELABORACIÓN DEL MURAL "ENCUENTRO", REALIZADO POR FERNADO MARCOS, 1994 (FOTO ARCHIVO F. MARCOS)


 

 
12
pág.anterior
pág.siguiente