Portaldearte - Calendario Colección - 1994 - Fascículo

CALENDARIO COLECCIÓN PHILIPS 1994
HISTORIA DE LA PINTURA CHILENA

1984 – 1994

DIEZ AÑOS DE ARTES VISUALES EN CHILE

 

I.- LOS AGENTES DEL ARTE

Una aproximación al desarrollo de las artes plásticas en Chile durante los últimos diez años es el objetivo de esta publicación. No se trata de un trabajo acucioso ni extenso que abarque y agote el período descrito. Muy por el contrario, son alcances a hechos y circunstancias decisivas que facilitan una explicación coherente y establecen orientaciones para interpretar los rumbos adoptados por los artistas y la creación visual local. Es más, estas notaciones cumplen con la finalidad primera de esta edición en formato calendario: ser un instrumento masivo de difusión de las artes plásticas chilenas.

Son muchos e importantes los acontecimientos políticos, sociales y artísticos que se generan en el decenio. La mayoría de ellos tiene incidencia en el devenir cultural y conforman un entramado histórico que condiciona su curso. Es un decenio que presenta muchos desafíos y novedades a los estudiosos. Deja ensayos, testimonios y obras cuya importancia y trascendencia recién se vislumbran y su examen debe ilarse al referente que establecen el tiempo y espacios fijados.

Un procedimiento que permite una mejor percepción del devenir de las artes plásticas en el período, atiende el comportamiento de algunos agentes involucrados en los circuitos del arte, subrayando las gestiones de las galerías de arte, las reflexiones sobre arte vertidas en textos y publicaciones y el aporte de las fundaciones culturales.

a) Galerías de Arte

Las galerías son los agentes del arte q ue más gravitación tienen en la escena plástica. Se las concibe como agencias intermediarias que seleccionan los productos artísticos y, en cierta medida, difusoras de bienes culturales. Son, en otras palabras, unidades que extienden a la comunidad, tendencias, escuelas o individualidades artísticas. La audiencia de las galerías la integran, de preferencia, un segmento de público sensible y motivado ante el arte y también eventuales adquirentes de obras.

Un primer antecedente de los espacios de arte en Chile se encuentra en el año 1848. En efecto, por decreto de octubre de ese año y con las firmas del Presidente Manuel Bulnes (1799-1866) y de Manuel Camilo Vial (1804-1882), se establece la creación de una sala de pinturas “en que se reúnan buenos modelos de las diversas escuelas en todos los ramos que abraza aquella” y cobije “a todos los cuadros de mérito que haya pertenecientes al Estado”. El decreto indica, además, que el local para el funcionamiento de la sala de pinturas, sea la dependencia que antes ocupaba la Oficina de Estadísticas en la actual Casa de Gobierno.

No es del caso referir la historia de las galerías en Chile. Baste precisar que su devenir es azaroso y dependiente, en ocasiones, de las condiciones económicas y políticas imperantes. Aposentos de empresas periodísticas, casas de remate, salones oficiales y aulas de institutos binacionales de cultura son los hitos preliminares, entre 1910-1945, de la plena instalación de las galerías como espacios exclusivos del comercio y la difusión artísticas. Sin embargo, es necesario anotar que en los años ochenta el número de ellas aumenta y su auge representa un esfuerzo decidido para la divulgación de la actividad plasmática. A modo de ejemplo, en el año 1981 se abre la Plaza del Mulato Gil de Castro con dos espacios para salas de exhibiciones: las Galerías Arte Actual y de La Plaza, preocupadas ambas de exponer valores jóvenes. En el año 1983 se inaugura la Galería Sur, cuya propuesta y programación destaca por la exhibición de las elaboraciones más vanguardistas. En 1984 comienza a funcionar la Galería Plástica 3, hasta 1987, y un año después, en 1988, inicia sus actividades Plástica Nueva. Las orientaciones de dichas galerías persiguen mostrar el trabajo de artistas residentes en el extranjero y destacados creadores locales. Desde el año 1985 funciona en la capital la Galería Praxis, sucursal de una casa extranjera y de prestigio internacional, y en 1993 se abre la Galería Tomás Andreu, único espacio en la ciudad diseñado para tales fines.


MUSEO NACIONAL DE BELLAS ARTES,
el espacio más importanteque preserva y acoge
las manifestaciones de las artes visuales
 
2
pág.anterior
pág.siguiente