Arte en Chile


HOME :: ARTISTAS NACIONALES

CAMILO

MORI

------------------------------------------------------
Investigación

"Se ha dicho que yo pinto de muchas maneras. Ello es real, Más a mi juicio, aquello se debe a dos razones: por una parte, que mi obra es la historia de mi vida; y por otra, que yo soy de muchas maneras.

Entender mi pintura es penetrar en mi existencia". Con esta frase explicaba el pintor Camilo Mori su recorrido por los Más variados estilos pictóricos, ya que su obra, en gran medida, representa el devenir histórico de la pintura nacional durante buena parte del siglo XX.

En sus inicios como estudiante de la Academia de Bellas Artes, Mori sintió el peso de los grandes maestros, primero, y de Fernando Álvarez de Sotomayor y la 'Generación del '13', después. Por lo tanto, se formó en el rigor del estricto dibujo y la pincelada ancha para tratar los volúmenes- color. El populismo, el romanticismo y la factura españolizante impuesta por Álvarez de Sotomayor fue beneficiosa como disciplina artesanal, pero nefasta como realidad histórica, al ignorar por completo las vanguardias de principio de siglo.

En 1920 Camilo Mori viaja por primera vez a Europa, donde toma los primeros contactos con la modernidad pictórica, alejándose entonces del dibujo correcto y el modelado perfecto de la academia. Su encuentro con Cézanne en París cambió aún Más su destino: de ahí en adelante deja su formación realista, para buscar los colores ardientes, los golpes de espátula, la definición de las formas, las fuertes líneas oscuras. El tema se convierte en un pretexto para equilibrar masas de color y actuar con capas de materia bajo la nueva óptica vanguardista.

De regreso a Chile, Mori impulsa la renovación de la plástica nacional, entre otras cosas, al exhibir el hermoso cuadro 'La Viajera' en el Salón de 1928, uno de los Más polémicos certámenes en la historia de ese concurso. En esta obra, las formas están vigorosamente estructuradas, las grandes áreas de color tienden al plano y el macizo dibujo responde a los planteamientos de la Escuela de París. Se respira aquí una atmósfera de melancolía, de ensimismamiento, de momentánea soledad para introducirse en los propios pensamientos.

Como parte de su interés por la modernización del arte en Chile, el pintor dirige el grupo de la Generación del '28, gestionando el envío de veintiséis de los Más destacados pintores y escultores jóvenes a la cosmopolita París, con el serio compromiso de que estudiaran las nuevas corrientes del arte y desarrollaran las artes aplicadas. Todos ellos retornaron a Chile en 1931 y muchos se incorporaron a la docencia, con planes educativos renovados.

Camilo Mori retrasa su regreso hasta 1933; durante su estadía en Europa se interesó por los principios jerárquicos del cubismo, descomponiendo la forma en cristalizaciones geométricas, e incorporando el collage entre ellas. AdeMás, opta por la realización de afiches, debido a que su conciencia artesanal encontró en esta técnica gráfica un material adecuado a su afán de pulcritud.

Con ella se instala en la escena local como un innovador que logró alta maestría en sus carteles y algunas compensaciones económicas.
Entre 1938 y 1940 realiza un viaje a Nueva York, ya por eso esos días la nueva gran urbe del arte contemporáneo.

Debido a su sentimiento de aislamiento, nace su Pintura Metafísica, en la cual prima su interés por la argumentación onírica.

Durante su vida, Mori repasó una y otra vez la planimetría del cubismo, los colores fastuosos propios del fauvismo y las incongruencias espaciales del surrealismo. A fines de los años '50 comenzó a ensayar con el expresionismo abstracto dejándose llevar por el arrebato improvisado con el pincel para tratar el color autónomo.

En la última mitad de la década del '60, Mori, con Más de setenta años de edad, se entusiasmó con el arte Pop y su vinculación con el cartel y el realismo.

La amplia faceta de trabajos de diversa influencia que realizó Mori nos remite claramente a su ductilidad estilística , con la constante en toda su producción de un tono poético muy sentido. Ese matiz sentimental, la delicadeza especial y el tono de tranquilidad y distinción que invade sus objetos surgen en cualquier obra suya, sean estas abstractas o objetivas. Más allá del modo de representación, está su íntimo y misterioso discurso haciéndose cuerpo presente.

Obras:

Investigación:

  • Profundización de su obra