Arte en Chile


HOME :: ARTISTAS NACIONALES 

MAGALY

MORA

------------------------------------------------------
Trayectoria

Magaly Mora realiza una producción escultórica empleando novedosamente y como material fundamental, la lana, así como también estructuras de metal o plástico.

Para mantener rígidas sus originales obras, la artista rescató la antigua técnica del almidonado. Con estos medios, busca replantear la manualidad en el arte y reflexionar sobre los roles femeninos tradicionales.

Al finalizar sus estudios formales de escultura, Mora comenzó a explorar en el tejido, a causa de tres hechos provenientes de las esferas biográficas, artísticas y emocionales.

La primera causa radica en una grave enfermedad del corazón que la aquejó por unos años; eso la obligó a buscar un medio que le exigiera menos esfuerzo físico que la talla en piedra, por ejemplo. Luego estuvo su interés por desarrollar un arte de raíces folklóricas, y por sobre todo, decidió escoger el tejido como respuesta a la simple y bella pregunta sobre qué era lo que Más le gustaba hacer.

Para entrar en este nuevo campo, Mora investigó la historia del tejido, y entre otras cosas, descubrió que los palillos estaban en territorio americano desde antes de la llegada de los conquistadores. Con ese impulso, se lanzó definitivamente a realizar composiciones volumétricas con la técnica que le enseñaron su abuela y su madre.

Así, Mora teje lana, crochet, hilo, buscando con ello lo popular, la identidad y lo folklórico, asunto que, a su vez, la artista considera como la historia particular de cada individuo.

Uno de sus primeros trabajos en los que empezó a materializar sus nuevos conceptos consistió en entramar diariamente los alimentos servidos a los alumnos de su universidad. Mora intervino algunos platos, y formó verdaderos tejidos de carne o verduras. Aquéllas obras perennes fueron registradas fotográficamente. Estas intervenciones derivaron en lo que sería su sello definitivo: comenzó a realizar con lana, comida y bebidas, tales como hamburguesas y papas fritas.

De allí, la labor de esta artista que teje objetos provocando una extraña sensación, debido al cambio de materialidad; formalmente simula parecidos con el original, pero ingresa en ellos cambios de textura, densidad y estabilidad. Le niega al diseño su funcionalidad básica y lleva el objeto a la esfera del arte.

Pero a la vez, Mora ironiza la Historia del Arte. Ejemplo de esto es su obra 'Cuadro blanco sobre fondo blanco', ropa interior femenina en lana blanca sobre un soporte también de lana blanca, que alude a la famosa obra del ruso Malevitch.

Entre los "productos" realizados por Mora encontramos bicicletas, televisores, sillas de playa, anteojos de sol, una cocina, cigarrillos y puertas. Con todos ellos, Mora va con humor en busca de una olvidada manualidad.