Arte en Chile


HOME :: ARTISTAS NACIONALES

ROBERTO

MATTA

------------------------------------------------------
El universo pictórico de Matta. I parte.

Las primeras obras de Roberto Matta, realizadas en su temprana juventud, revelan ya un gran trasfondo místico- espiritual, que en esas primeras obras (dibujos de estilo figurativo) guardan aún relación con un ámbito religioso específico: nos referimos, por ejemplo, a la Serie 'Crucifixiones'. Pero luego del traslado del artista a Europa en 1933, se produce en él un paulatino proceso de apertura hacia un sentimiento puro de lo sagrado, más allá de los límites de credos puntuales; ese tránsito se reflejará en una pintura que tenderá cada vez más hacia la abstracción.

Además de la influencia de las obras de Dalí y Picasso que podemos percibir en la producción temprana de Matta, destaca también el enorme interés que la pintura de El Greco causó en el artista chileno.

Esta influencia es visible en el uso de la degradación y de los colores sombríos, lo cual expresa una tensión dramática, que irá acentuándose a medida que esas obras vayan adquiriendo mayores grados de abstracción.

En la mayoría de las obras de este período, observamos que la técnica básica consiste en redescubrir un color de fondo previamente pintado, borrando con los dedos o con un trapo, partes de un color pintado encima.

Esto es algo que el pintor utilizó para lograr formas de colores enanescentes que, como llamas, se elevaran hacia lo alto, en medio de un ambiente sombrío y algo fúnebre; se consigue así una especie de 'Greco al revés', donde se ha eliminado lo figurativo para extraer únicamente los valores de expresividad pictórica.

Es interesante constatar desde ya, que este tipo de orientación es la que servirá más adelante para definir el expresionismo abstracto norteamericano, movimiento surgido en buena medida bajo la influencia de la pintura de Matta de los años cuarenta.

A partir de 1938, entonces, se instala un Matta claramente iconoclasta, que produce obras abigarradas, libres y caricaturales, que marcan su ingreso al movimiento surrealista francés, previa aprobación de André Bretón.

La principal técnica pictórica que utilizará en esta fase, y que de algún modo no abandona nunca, es la del automatismo, es decir, el dejar que el lápiz recorra la superficie del papel de manera automática: el dibujo va apareciendo espontáneamente, y sobre esa trama, el pintor va disponiendo luego los colores.

Esta vertiente de la producción de Matta se caracteriza por sentimientos de alegría, liviandad y humor materializados en obras gráciles, figurativas y directas; pero hay otra corriente muy diversa, que es en definitiva la que en alguna medida ha marcado el transcurso del arte del siglo XX.

Nos referimos a esas pinturas de carácter hermético, estilo abstracto y profundidad metafísica, que se establecen el cenit de su primera producción, marcando todo al futuro Matta como un sello único de identificación.

De este modo es que el pintor pasó desde una cosmovisión religiosa relativamente tradicional, hacia un misticismo auténtico, de una manifestación de lo sagrado a un misticismo natural, de lo figurativo a lo abstracto.

Profundización:

Obras: