Arte en Chile


HOME :: ARTISTAS NACIONALES 

ARTURO

GORDON

------------------------------------------------------
Trayectoria

Gordon rompió abruptamente con la tradicional sobriedad de la paleta de muchos pintores nacionales y a la vez renunció a la concepción inmutable de las cualidades sensibles de la realidad establecidas por la pintura académica.

Se apartó de rígidas estructuras, activó el registro cromático del mundo visible y lo controló a voluntad: lo intensificó o lo debilitó según las sugerencias que le deparaba el motivo.

De los pintores del ‘13, Gordon fue el Más personal, hay rasgos expresionistas en su pintura.

Sus tensas y distorsionadas figuras, crudamente recortadas a contraluz, parecen oscilar; sus sombras se alargan y espesan y su paleta vira bruscamente desde la oscuridad de las tabernas y lóbregos interiores de conventillos y ranchos, a la acidez de sus naranjas, verdes, azules, lilas y amarillos. Revitalizó el empleo de la luz como fenómeno casi independiente del motivo, liberándola de los esquemas académicos. Su pintura tiene algo del postimpresionismo de Cézanne, ya que sus formas se simplifican y se reducen en ciertas telas, a volúmenes netos y rotundos (Jugadores de Brisca).

En su pintura Gordon revivió las escenas de costumbres populares y los temas populares urbanos, pero con un carácter menos descriptivo y Más emotivamente comprometido con la pintura.

En el año 1910 su cuadro "La meica" (La médica) logra segunda medalla en el Salón Internacional de Buenos Aires y en 1921 ganó en Chile medalla de oro y premio en el Certamen Edwards con su monumental lienzo "El Sarao".

Fue invitado por el gobierno a pintar los grandes lienzos pegados al muro que decoran las escaleras y el segundo piso de la Biblioteca Nacional, concluidos en 1926. En 1929 se le encomendó junto al pintor Laureano Guevara, la decoración del Pabellón de Chile en la Exposición Internacional de Sevilla.

Gordon también demostró gran habilidad como ilustrador y dibujante y en 1913 se publicaron sus ilustraciones (que contribuyeron a divulgar la literatura y el arte chileno) en la revista Zig-Zag, en "Sucesos" y Más tarde en "Pacífico Magazine".

Entre sus obras destacan "La Zamacueca", "Florista", "Velorio del Angelito" y "Nocturno", calificada como una de las mejores obras del pintor..

Obras:

Investigación: