Arte en Chile


HOME :: ARTISTAS NACIONALES

MARIO

GÓMEZ VARGAS

------------------------------------------------------
Trayectoria

Mario Gómez recurre al óleo y a los acrílicos, así como al grabado y en menor medida, a la cerámica, para desarrollar su investigación plástica.

Su producción se inserta dentro de lo conocido como Corriente Neo Figurativa, tendencia estilística que surgió en la década de los '80 en nuestro país, y que propuso la reinstalación de la Figuración en el espacio pictórico, luego del desplazamiento que sufrió a raíz de las vanguardias tendentes a la abstracción.

La obra de Gómez posee como características una Figuración combinada con imágenes oníricas, que lo acercan, por lo tanto, a ciertos aspectos del surrealismo; en sus pinturas, la figura humana es protagonista, sobre todo el desnudo femenino, el cual se combina con otras imágenes recurrentes, como bailarinas, caballos o malabaristas.

En sus cuadros persiste la búsqueda de grandes espacios abiertos, en oposición a los interiores, ambientes que están ligados a los autorretratos, género que no le interesa mayormente.

Se diferencian tres etapas en su producción: una primera, en la que se percibe como clave la representación de las líneas del contorno de un perfil humano, que funciona como marco o ventana por el cual se vislumbran paisajes o personajes.

Luego adquirió mayor importancia tal fondo, es decir, que la atención se concentró en la creación de atmósferas envolventes con respecto a los personajes; el pintor acentúa la profundidad mediante el recurso de superponer diversos planos; el realismo de la traducción sigue siendo aquí fundamental.

Y enseguida, junto a todo lo anterior, suma importancia el color, como elemento significante en la composición.

En todos sus trabajos, se aprecia la obsesión del pintor por representar y, eventualmente, dilucidar, los laberintos de la propia representación. Es decir, en su pintura, los mecanismos de la representación se convierten en un tema en sí mismo.