Arte en Chile


HOME :: ARTISTAS NACIONALES 

JULIO

FOSSA

------------------------------------------------------
Investigación

La principal conquista que llevó a cabo el pintor Julio Fossa Calderón, fue el alto grado de dominio del color que alcanzó, percibiéndose en sus obras el encanto de las luces difusas por medio de una paleta matizada, paleta que en sus inicios estuvo regida por grises y ocres en tonos sin vibración, pero que luego pasaría bajo el mando de armonías más delicadas y líricas.

Así, los mayores méritos plásticos del pintor residen en las pequeñas manchas, producto de una mano relajada en la ejecución, y en su paleta irisada, ambos aspectos que lo acercan de alguna manera al Impresionismo, aunque Fossa sólo captara algunas de las orientaciones de este movimiento, que tuvo su epicentro en Francia.

Recordemos que Julio Fossa vivió por largo tiempo en París, alcanzando un buen grado de reconocimiento en el ámbito plástico galo, por lo que recibió a su muerte altos honores de parte del gobierno francés.

La refinada paleta de sutiles medias tintas, la de matizaciones exquisitas, encuentra una potente materialización en la obra ‘Madre e hija’.

Allí, el especial tratamiento de las telas hace que a la distancia las percibamos como una sola generalidad blanca que tiende levemente al ocre; pero si observamos de cerca el cuadro, vemos que cortas pinceladas de una amplia gama de colores, incluyendo rojos y verdes, van conformando la textura, brillo, volúmenes y sombras del traje.

De este modo se lleva a cabo un intento criollo de aproximación al modo de factura del gran pintor del barroco español Diego de Velázquez, aclarando que esta cercanía puede plantearse única y exclusivamente en el sentido de la reunión de manchas y colores diversos, con el propósito de lograr una traducción acertada y mágica de la “realidad” observada.

No siempre el cromatismo en las obras de Fossa Calderón se basa en el contrapunto de gamas suaves, pues algunas veces decide unir anaranjados y púrpuras, aunque la conjunción es temperada por tonos sombríos.

De este modo, sí en las obras más cromáticamente armónicas Fossa busca la representación de espacios íntimos y entrañables, en lo segundo persigue una mayor expresión, a la vez que fuerza y vigor.

Obras:

Investigación: