El mundo tecnológico.

La gravitación del nuevo orden tecnológico creado por el hombre en torno a sí mismo, es tan evidente e inevitable como aquella que naturalmente sucede en el mundo natural. A pesar de sus deshumanizadas características y de su escasa intencionalidad espiritual, veo que el lenguaje de la máquina confrontado al anhelo de humanizar el entorno, nos lleva a pensar en una posible o imposible integración. Para mi existe una influencia de lo tecnológico en el arte que se representa más en símbolos visuales y táctiles que en su función práctica. Hay una corriente inversa de retorno al origen, cargada de experiencias humanizadas que podría alterar, en un futuro, las rígidas estructuras, logrando nivelar las tensiones generadas por las inadecuaciones que los separan. Hay un presagio de una definitiva conciliación.

 
 
ancestro nipón
el estratega
      el artista habla de:      
Investigación :: Cecilia Polo