Arte en Chile


HOME :: ARTISTAS NACIONALES

DELIA

DEL CARRIL
IRAETA
------------------------------------------------------
Trayectoria

Delia del Carril empleó todos los medios y técnicas del grabado para realizó una producción gráfica muy personal, que bebe tanto del expresionismo como del muralismo mexicano.

Ya en sus comienzos, la artista hundía por largo tiempo la plancha de cobre en ácido, lo que provocaba un torrente de tintura negra que se convertiría luego en característica de su obra.

Su primera serie se tituló ‘ Cantar de los Cantares’, y se identifica por el trabajo en torno a la figura humana, especialmente la femenina, y también, porque las líneas son tratadas en profundidad mediante el agua fuerte, que les da textura al punto de convertirlas en materia en sí. Ejemplo de lo mencionado es ‘Tus dos pechis como dos cabritos mellizos", obra que refleja lo íntimamente cotidiano por medio de la escena de un simple enhebrado de aguja.

Pero lo que particulariza verdaderamente la producción de Delia del Carril son sus famosos caballos, rescatados de la memoria de su infancia transcurrida en las estancias argentinas; estos animales están anatómicamente bien estructurados y dotados de emociones humanas, que se expresan mediante el recurso plástico de bordear la totalidad de la forma y cada una de sus partes con una gruesa línea negra que demarca tenazmente el contorno y acentúa los contrastes de blanco y negro.

Con el transcurso del tiempo, sus trabajos aumentaron el formato y los no- colores se hicieron aún Más intensos; esto se liga íntimamente a la frase que resume la filosofía de vida y obra de Delia del Carril: "Todo debe ser demasiado...los blancos Más blancos, los negros Más negros, las actitudes humanas Más definidas".

Obra

Investigación:

  • Corporación Delia del Carril
    Mientras vivió en Chile, y principalmente, durante su matrimonio con Pablo Neruda, en la casa que Delia del Carril compartía con el poeta se realizaron numerosas tertulias y reuniones de intelectuales, artistas y literatos, chilenos y extranjeros. Hace algunos años atrás, bajo el espíritu amable y curioso de la ya fallecida Hormiguita (como se apodó a Delia del Carril), nació una corporación que intenta perpetuar esas actividades.