Arte en Chile


HOME :: ARTISTAS NACIONALES

MAGDALENA

CORREA LARRAÍN

------------------------------------------------------
Trayectoria

Magdalena Correa realiza un interesante trabajo en el campo de la fotografía, optando por imágenes a color exhibidas en brillantes dispositivos de iluminación, es decir, en cajas de luz.

Uno de sus proyectos visuales llevado a cabo alrededor de 2000, consiste en fotografías tomadas en un extenso bosque de la provincia de Lérida, Cataluña, quemado durante un incendio de enormes dimensiones acaecido el año 1998.


Durante seis meses, desde fines del verano hasta principios de la primavera, Correa capturó imágenes de diversos aspectos del bosque quemado, configurando un testimonio que transcurre por las distintas estaciones del año, abarcando desde los árboles recién calcinados hasta los primeros vestigios de una vegetación que intenta renacer.

De este modo, la artista consigue un modo eficaz de comunicar una tragedia o bien, de recordar un acontecimiento destructivo ya acontecido.

Pero al instalar esas imágenes como producto artístico, sucede que éstas funcionan como un movimiento congelado durante un momento preciso, donde el desarrollo de la verdadera acción radica en el observador. Es decir, ese documento visual de los bosques catalanes siniestrados hace que el espectador evoque otros asuntos más allá de la zona geográfica especificada, problemas de frustración, impotencia y confusión que son propios a la sociedad contemporánea.

El nombre del proyecto, ‘Naturaleza muerta’, no sólo evoca directamente a un hecho puntual; alude, a la vez, al aspecto más conceptual de este trabajo, que aborda reflexiones en torno a la relación entre pintura y fotografía.

El titulo alude al clásico género pictórico de la naturaleza muerta o bodegón, donde se representa lo cotidiano mediante la detención de un momento. En oposición dialéctica, la imagen fotográfica detenida de la obra de Correa testimonia el paso fulminante de la luz- fuego (aspecto aumentado por el soporte en caja de luz), contrariando entonces la detención de ese instante de luz fija en las naturalezas muertas, presencia concentrada con frecuencia en una vela.