Arte en Chile


HOME :: ARTISTAS NACIONALES

CARLOS

B
OGNI

------------------------------------------------------
Trayectoria

Carlos Bogni, con la técnica del collage, integra óleos, acrílicos, pan de oro y medios digitales, configurando de este modo una producción visual, por lo común de gran formato, que recurre a imágenes oníricas y fuertemente simbólica, en las que se hacen presente animales, cuerpos humanos y ornamentaciones periféricas en base a flores o calaveras, con lo que induce, finalmente, a interesantes reflexiones teóricas.

Sus obras están ligadas por la significativa constante de que el artista planifica y realiza meticulosamente sus obras durante años, otorgándoles a sus productos la condición de obra abierta e inacabada, en el sentido de que éstas son susceptibles de ser intervenidas a posteriori.

Sucede así con uno de sus primeros collages, ‘Via Rupta’, iniciado por Bogni en 1985 y dado por concluido recién en 1997.

La obra está compuesta por la figura de un Cristo yacente, basado en la famosa pintura del renacentista Andrea Mantegna, circundada por truenos sobre un fondo negro, colocado a su vez en un soporte de pan de oro.

En la parte inferior se lee: “Aquí viene el pálido/ su sudario navega ensangrentando el mar/boca besadora de su boca/ antro, tumba donde todo entra/oooheaa cementerio de artistas y poetas/inmóviles bramando todos se van van van”.

Estos trabajos recorren una gama importante de géneros de la visualidad (pintura, grabado, gráfica), a la vez que ponen en escena una diversidad de operaciones, tanto formales como expresivas, provenientes de las exigencias técnicas impuestas por cada uno de los medios empleados.

Traspasan, así mismo, las fronteras de los géneros, dado también que ninguna de ellas es llevada al límite final que completa su proceso; es decir, la serigrafía, la pintura o la fotocopia quedan cada una “a medio hacer” y conviven de modo permeable con los demás recursos, jugando con el concepto de lo interdisciplinario.  

En otro tipo de trabajos, como ‘Tree’(1992-99), ‘Isla negra’ (1994-1999) o ‘Pasto’ (1980-1990), se percibe que los collages, o mejor dicho, los fotomontajes, están compuestos de modo que se determina una especie de filiación de tipo pictórico entre las imágenes. Así mismo, algunas de sus pinturas presentan tal rigor de transcripción, que simulan la mecánica del registro fotográfico en su estado de nitidez y encuadre.

Con su producción, Carlos Bogni sitúa un replanteo del barroco, no sólo por el recargo visual, el uso ornamental de iconografías, el gran formato o por el inmenso tiempo invertido en la ejecución de cada obra, sino también porque al extender los límites genéricos, constituye un verdadero manierismo de técnicas y procedimientos.