Arte en Chile


HOME :: ARTISTAS NACIONALES 

ANTONIO

B
ECERRO

------------------------------------------------------
Trayectoria

Antonio Becerro ha incursionado en una amplia gama de disciplinas artísticas, provocando muchas veces cruces experimentales entre las mismas: poesía, pintura, perfomances, graffittis, videos, fotografía y taxidermia en perros.

Profundamente anti académico y sumamente irónico, el artista busca en sus obras tergiversar el estatuto de las instituciones sociales y religiosas, traspasar los límites de las disciplinas artísticas, así como establecer una poética personal a partir de la búsqueda estética de lo reconocible como nacional.

Aunque sus obras pareciesen a primera vista intentar únicamente de provocar al público, su propósito es Más bien abrir espacios de reflexión que tiendan a una mejor comprensión del arte contemporáneo, así como a la libertad mental de los receptores.

Por ejemplo, el serigraffitti (graffitti realizado en serie) que plagó durante meses las calles de Santiago con el texto 'Becerro de Oro', se presenta como una acción de arte que tiene en la intervención del espacio urbano su principal motivo; adeMás de funcionar con los conceptos de huella y circulación del artista, tal graffitti , que aparecía en infinidad de lugares desconociéndose su autoría, es engañador e irónico pues claramente la palabra Becerro de Oro remite a ideas religiosas.

Una de sus perfomances Más conocidas se realizó el año 2001 en el Centro Experimental Perrera Arte; con el título 'Salpica peleando a la contra' consistió en una pelea de boxeo real entre Antonio Becerro y Carlos Cruzat, campeón nacional de boxeo.

El dato irónico es que Becerro, que subió al ring como representante del arte, ganó la pelea.
Pero las obras Más polémicas y a la vez Más interesantes, en cuanto son frescos planteamientos en torno al arte, son los embalsamamientos de perros que el mismo Becerro realiza gracias a sus estudios de taxidermia y a la ayuda de especialistas.

En base a canes atropellados que recoge en las calles y carreteras, Becerro realiza estos trabajos que, Más que pretender 'devolverle la vida' al animal, lo convierten en escultura, en objeto de arte meritorio de exhibirse en galerías de arte de muros blancos.

Una vez embalsamados, los perros son intervenidos: su pelaje es cortado o teñido (obras como 'óleo sobre perro') o bien, tatuados por artistas invitados, siguiendo diversos conceptos para la composición de cada obra.

Estas creaciones piensan el papel y desarrollo de la escultura en nuestros días, a la vez que adoptan el tatuaje como pintura válida para reflexiones estéticas; adeMás, traspasan la idea de autor único.

Otro cruce interdisciplinario lo hallamos en sus fotografías en b/n de mujeres, en las cuales aparecen sus perros como elementos escenográficos significativos.

Obras: