Arte en Chile

:: DANZA :: 2006

Soñando a Coppelia

Lugar: Teatro Universidad de Chile (Providencia 043, metro Baquedano)

Fecha: 28, 29 y 30 de septiembre y 5, 6 y 7 de octubre 2006

Horario: 19:30 hrs.

Entrada: desde $3.000 a $ 7.000, $1.500 estudiantes

Informaciones: 6345295

Una nueva Temporada ofrecerá el Ballet Nacional Chileno, BANCH,  que dirige el destacado bailarín y coreógrafo francés Gigi Caciuleanu, con una novedosa y moderna versión del famoso ballet clásico “Coppelia”.  Esta vez,  la obra llegará al público con el nombre de “Soñando a Coppelia”, en una espectacular coreografía de los destacados artistas italianos Laura Martorana y Massimiliano Siccardi,  con música original de Leo Delibes y del compositor italiano Marco Melia.  

Los destacados coreógrafos italianos Laura Martorana y Massimiliano Siccardi manifestaron su deseo de estrenar este espectáculo coreográfico en Chile a Gigi Caciuleanu hace dos años,  propuesta que se concretó esta vez respondiendo a la idea de hacer el Ciclo “Carta Blanca a”  2006 del BANCH con coreógrafos invitados del extranjero.
La historia original de “Coppelia” surgió de la pluma creativa E.T. Hoffmann, quien  logró hacer de éste uno de los ballet  favoritos del público y, muy especialmente, de los niños. El autor construyó una entretenida trama que fue adaptada posteriormente por los libretistas Charles Nuitter y Arthur Saint-Léon, con personajes traviesos, excéntricos y llenos de fantasía.  El relato original transcurre en misteriosa la casa del juguetero Coppelius, ubicada  en una aldea donde también viven la traviesa Swanilda   y su novio Franz.
Esta nueva versión en estilo moderno del ballet de repertorio clásico “Coppelia”, creada especialmente para y con los bailarines del BANCH por los coreógrafos italianos, es presentada como  “una fábula de nuestros tiempos  que habla de amor y de celos, de poder y libertad y  de la contradicción, tan actual,  entre tecnología y ética humana”, explican los talentosos creadores.

“El personaje Coppelio es, en nuestra historia, una especie de Matrix (del filme homónimo), un ser con muchas personalidades, que engaña con el fin de entrampar la vida humana en sus máquinas robot y transformar el mundo en una única posibilidad tecnológica. Pero,  como en las mejores fábulas, el amor triunfará y revelará que Coppelio es el verdadero robot y que todos sus prisioneros son seres humanos que, gracias al amor de Franz y Coppelia, rescatarán su propia identidad y su libertad”, afirman Laura Martorana y Maximiliano Siccardi.

Explican que el juego entre el plano onírico y el real que ven Franz y Swanilda - primero niños y después adultos- da la posibilidad a la acción escénica de desarrollarse en dos niveles: donde se inicia el sueño y termina la realidad o donde se inicia la realidad y termina el sueño…”eso es dejado al deseo de cada uno de nosotros”, afirman los artistas.

Manifiestan que para abordar este proyecto se escogió la idea de trabajar el segundo acto de “Coppelia” de modo muy personal y moderno. Esta versión de la obra se basa en el momento donde los dos enamorados, Swanilda y Franz,  se enfrentan al mundo mecánico. “Nos pareció muy bienvenida la idea de tomar un emblema de ballet clásico como ‘Coppelia’, pero mirado de manera actual, multimedia y con técnica de danza moderna”, argumentan.   

Afirman que la  historia  de “Soñando a Coppelia” es “un poco como los cuentos que nos contaban de niños la noche antes de irnos a dormir, cuando precipitábamos en la dimensión del sueño. Un lugar franco, sin tiempo, donde podemos perseguir hasta el final los deseos de nuestra alma, las urgencias del espíritu, la necesidad de conocimiento y de conciencia de sí mismos.  Como en los mejores sueños siempre la pesadilla está al acecho y el camino atrancado, estamos encerrados en un espacio sin posibilidad de salida.  Entonces ahora, y sólo ahora, el despertar resulta ser benéfico. Con el bagaje de la experiencia onírica,  las opciones de vida a las que nos enfrentamos en el  mundo real están cargadas de visiones y magias encontradas en el sueño, tomando parte integrante de lo vivido y se vuelven temas de crecimiento individual”.

Después de tres semanas de intensa labor con los bailarines del BANCH, la coreógrafa Laura Martorana, docente de la Escuela Nacional de Danza de Roma, quien ha trabajado en varias ocasiones con Gigi Caciuleanu, manifiesta su satisfacción con los resultados obtenidos y con el desempeño de la compañía de danza contemporánea de la Universidad de Chile. “Ha sido un trabajo diverso e interesante porque una compañía de danza contemporánea no tiene en su repertorio obras de personajes con una historia para contar; normalmente la danza actual habla de sentimientos, de emociones, es un poco abstracta. Aquí hemos hecho un trabajo contemporáneo sobre una estructura de ballet clásico, algo nuevo para una compañía de danza contemporánea y ha sido interesante porque el trabajo es diferente,  se requiere de mucha cohesión de grupo. Gigi estaba muy interesado en esta experiencia para los bailarines del BANCH”.

Adelanta que en esta nueva versión, los personajes son los mismos, pero están tratados contemporáneamente. Ellos cuentan una historia que comienza cuando Franz entra a la casa de Coppelio y bebe del  brebaje que éste le da, cayendo en un profundo sueño en el que no se sabe cual es el sueño y cual es la realidad, tal como sucede en la vida normal porque nosotros soñamos con los ojos abiertos, no solamente en la noche. En nuestra historia es muy importante que los seres humanos mantengan siempre la posibilidad de soñar”, sostiene Massimiliano Siccardi y  anuncia que en esta versión habrá incluso algunas sorpresas especialmente dedicadas al público nacional, como la utilización de imágenes de algunas obras del pintor chileno Sergio Vergara para hacer una animación en video y que también estará presente, de manera muy especial, nuestro baile nacional: la cueca.

“Queremos que el público europeo conozca la cultura de Chile y el trabajo de esta compañía que es fantástica, maravillosa, una de las pocas de danza contemporáneas verdaderas del mundo, hemos hecho un trabajo magnífico con ellos; tienen ductivilidad, calidad técnica y un excelente trabajo de interpretación”, agrega.

Afirma que “Soñando a Coppelia” es un espectáculo para todo público porque los adultos descubrirán el niño que llevan dentro.

Videoartista, coreógrafo y director, Maximiliano Siccardi ha preparado una versión multimedia para este espectáculo. Esta se inserta en el movimiento de Coppelio que es el director de todas las acciones. Hay un video delante de la escena que lleva a mirar contemporáneamente la danza. En la obra están presentes las dos visiones: primero el video y  segundo la acción de la escena a través de las cuales se expresa que la relación humana con la tecnología hoy es tan fuerte que deshumaniza al hombre.

En el reparto de “Soñando a Coppelia”  los bailarines Juan Carlos Ahumada será  Coppelio; Vivian Romo encarna a Coppelia y Luis Baeza a Franz.  Junto a ellos participa todo el elenco del BANCH.

“Soñando a Coppelia” tendrá una escenografía donde la atmósfera está dada a través de cubos, paneles móviles, imagen (video) y la iluminación.  

Fuente: Teatro Universidad de Chile