Arte en Chile

:: DANZA :: 2006

La Gran Gala Banch / Gala para la Familia

Lugar: Teatro Universidad de Chile (Providencia 043, metro Baquedano)
Fecha: domingo 6 de agosto 2006
Horario: 12:00 y 16:00 hrs.
Entrada: 1.- Pago gancho único $3.000.- (un adulto + un niño(*), 2.- Adulto solo $2.000.-, 3.- Niño solo (*hasta 14 años) y Estudiantes  $1.000.-, 4.- Familia $5.500.- (Dos adultos + 2 niños (*), 5.- Familia $6.500.- (Dos adultos + 3 niños (*), 6.- Familia $7.500.- (Dos adultos + 4 niños (*), 7.- Familia $8.500.- (Dos adultos + 6 niños (*)
Informaciones: 6345295

GRAN GALA PARA LA FAMILIA OFRECERÁ BALLET NACIONAL CHILENO

Se trata de “un espectáculo entretenido y dinámico que pretende despertar el gusto por la danza a través de la magia del escenario”, afirma Gigi Caciuleanu, director del BANCH.

El Ballet Nacional Chileno, BANCH, que dirige Gigi Caciuleanu, ha programado una temporada especialmente dedicada a la familia, donde el objetivo será cautivar a  los “niños chicos de ayer y de hoy, a los niños pequeños de hoy y mañana” con la magia de la danza y del mundo del teatro, a través de un espectáculo “entretenido y dinámico” que se ofrecerá el domingo 6 de agosto, Día del Niño,  en dos funciones, a las 12:00 y 16:00 horas, en el Teatro Universidad de Chile.

Con textos creados por Gigi  Caciuleanu, “La Gran Gala Banch”  tendrá dos presentadores: los bailarines Juan Alberto Pérez y Juan Carlos Ahumada, quienes vestidos de blanco frac y sombrero de copa irán describiendo el espectáculo a través de los fragmentos e introduciendo los diferentes cuadros que lo componen.

“Bajo una apariencia definida y dinámica el espectáculo va entregando información sobre la danza contemporánea que es la forma de expresión del BANCH. Todo, eso sí, en un ambiente lúdico que permita atraer al espectador, sean éstos adultos, jóvenes o niños. Por eso la Gran Gala Banch está dedicada a la familia, a personas de todas las edades, a TODOS”, explica Gigi.

Agrega que su idea es traspasar a los asistentes su propia vivencia con el mundo del espectáculo. “Recuerdo que cuando yo era niño veía que se levantaba el telón y me maravillaba pensando que había algo mágico detrás”. Quiero que los asistentes sientan un poco eso. Cuando tienes tres años de edad, te sientas en una butaca y te cautivas con la magia del movimiento, de la poesía”.

Para el destacado coreógrafo esta es la mejor manera de despertar el gusto por la danza, mostrar algo entretenido, que le guste e interese a la vez al todo público, pero sin traicionar el actual perfil del Ballet Nacional Chileno. “Hay fragmentos que hablan del coraje de bailar porque existen personas que le tienen miedo a su cuerpo, porque no han descubierto que es un instrumento maravilloso y que está al alcance de cada uno de nosotros poder moverse, bailar y expresarse a través de él”.

Los cuadros especialmente escogidos por Caciuleanu son la primera parte de “Mozartíssimo”, el laberinto, el bufón y los títeres enanos de la misma obra. Aquí la idea es presentar “un teatro nuestro, un jardín secreto donde todos somos como en los sueño, donde público y actor pasean cada uno por el más especial sector de su propio pequeño laberinto personal”,  como dice parte el texto introductorio.  Luego, con el Ballroom de la obra “Piazza Italia” se invita: ¡vamos a bailar! y se apela a dejar atrás el miedo, la timidez o la vergüenza para que “la danza con su fuego se haga dueña del cuerpo y de la mente”. Con la última secuencia del ballet “Cuerpos” se muestra la danza pura; con el  Tren a Paysandú de “París Santiago”, la energía; con Cielito Lindo, Mazurquita y el Niño con el globo de “Valparaíso Vals”, la alegría y la ternura; Con “Carne de Aire”, la realidad vista con ojos de niños, como hacen los grandes poetas; con “La joya del Pacífico” de “Valparaíso Vals” la destreza  y la coordinación, el baile. 

Fuente: Teatro Universidad de Chile