Arte en Chile

:: DANZA :: 2006

Colores

Lugar: Teatro Universidad de Chile (Providencia 043)
Fecha: 28 de noviembre, 1 y 2 de diciembre 2006
Horario: 19:30 hrs.
Entrada: $10.000 a $ 1.500 (estudiantes)
Informaciones: 6345295

Movimiento, música y poesía en nueva obra de Gigi Caciuleanu

EL BANCH ESTRENA ESPECTÁCULO “COLORES” DEDICADO A LA FRANCOFONÍA

El azul, blanco y rojo, los tonos que lo atan apasionadamente a cultura francesa, unidos a la poesía y la música de grandes maestros de la cultura universal,  dan vida al nuevo espectáculo de Gigi Caciuleanu, “Colores”, dedicado al año internacional de la francofonía, que el Ballet Nacional Chileno, BANCH, estrenará el viernes 24 de noviembre, en el Teatro Universidad de Chile, donde seguirá en cartelera los días 25 y 28 de noviembre, además de  1 y 2 de diciembre.

Con concepto escenográfico, vestuario y luces del francés Dan Mastacán,  el estreno mundial, “Colores”, será presentado con música en vivo interpretada por la Orquesta Sinfónica de Chile, bajo la dirección del maestro suizo Nicolás Rauss. Cada obra musical reflejará un color: el Concierto para Violoncello y orquesta en re menor de Edouard Lalo el azul;  la “Elégie” de Gabriel Fauré el  blanco  y la Sinfonía N° 2 en la menor de Camille Saint-Saëns, el rojo.  

MOTIVACIONES
En “Colores”, como en toda su obra, la poesía es un elemento fundamental de esta nueva creación coreográfica. “Mis motivaciones serán, más que nunca, de orden poético, buscando la inspiración en la elegancia de la sintaxis, en la fuerza de la metáfora, en la pureza de los símbolos, en la perfección de la forma y en la riqueza del contenido de obras maestras esenciales para la belleza del mundo y que pertenecen tanto a la poesía francesa como al patrimonio de la cultura universal”,  afirma Gigi Caciuleanu que escogió para esta obra textos de los poetas Charles Baudeleire, Stéphane Mallarmé, Jacques Prévert y José María de Heredia.

“Escuchando por la primera vez cada una de las piezas musicales que componen este espectáculo, la idea de colores apareció en mi espíritu con la fuerza de un irresistible  “coup de foudre”. De inmediato. Espontánea  y claramente. De una manera casi irracional pero sin duda posible”, sostiene Caciuleanu.

De esta manera,  el concierto para violoncello y orquesta de Edouard Lalo le evoca el color azul. “El de la claridad del cielo. El azul jondo de algunos ojos amados. El color nostálgico de un “blues”. Azul intenso, casi eléctrico fusionando la energía del sueño con la de los deseos profundos, no acontecidos. El azul de la sangre que corre en las venas de los vagabundos envenenados con el vino de los amores de la noche. El color de una imaginaria pavana sensual, de un solemne baile a la corte de un rey azul”. 

La “Elegía” de Gabriel Fauré le rememora el color blanco, aquel de  las “blancas soledades, siluetas surgiendo de la nada como esculpidas en la teatral materia de las nubes. Blanco, color de los territorios desconocidos. El de la incandescencia. Color eterno de la nieve de las alturas. El blanco efímero de la espuma de las olas. El de los recuerdos despintados. De los gestos esenciales que no se olvidan. El blanco del no-dicho, no-revelado. El de los espacios entre las líneas, entre las palabras, entre las notas musicales. El color absoluto donde lloran y ríen todos los colores del arco iris. Elegía de blancas sombras en la noche”.

Segunda sinfonía de Camille Saint- Saëns, simboliza el rojo, aquel de “la energía pura, de la ofensiva y del combate. De la acción. Del conflicto,  de los conflictos. De los metales en fusión. Del enfrentamiento. De los enfrentamientos”. Reflejo del poder exteriorizado igual que el de la fuerza interior que está hirviendo en lo más profundo de cada uno de nosotros. La del corazón. De los corazones. El hilo rojo del azar, de los azares, que atraviesan nuestras vidas impulsando cada uno de nuestros pasos. ROJO – SANGRE”.

“Azul, blanco, rojo… los colores de Francia y también los de Chile. La coincidencia era demasiado bonita para no tenerla en cuenta y cultivarse”,  concluye Gigi Caciuleanu.

Fuente: Teatro Universidad de Chile